Aster Heras

Diario de un sueño

Burocracia y otros quehaceres en Grecia

Odio a los funcionarios, hay algunos gremios dentro de ellos que por supuesto salvo de esta quema. Los profesores, los médicos. A los que generalmente no soporto son los que están cara al público. Creía que era un defecto español, ese pasotismo, esa chulería de soy el rey del mambo y si no haces lo que yo digo no te doy lo que quieres. Pero no, debe ser algo común a todos los funcionarios divinos.

Hoy teníamos que ir a hacer un trámite super sencillo. Se llama “Declaración responsable” y sirve para que una persona adulta declare algo. Un funcionario del Estado te lo sella después de comprobar que lo que dices es cierto con documentos y ya está.

El buen hombre estaba leyendo un periódico de la Iglesia. Muy entretenido, comiendo una torta de pan y bebiendo café. Me hace una seña con los ojos para que me acerque a la mesa. Le digo a Galena y nos acercamos.

Sin mirar tan siquiera el pasaporte. Me sella el papel, comprueba después de sellarlo los documentos y me pide un permiso de residencia en Grecia.

Lo miro con cara de sorpresa enseñándole mi pasaporte.

-Sin permiso de residencia eres ilegal-me dice dándole un bocado a su pan.

-No lo necesito.

-¿Trabajas aquí?- me pregunta.

-No, no trabajo. Vivo con mi mujer.

Ojos como platos. Extranjera y lesbiana. Seguro que no va a misa los domingos.

-Te digo que no necesito permiso de residencia, puedes mirar mi pasaporte por favor?

-Llevo 10 años trabajando aquí se como hacer mi trabajo y sin permiso de residencia eres ilegal- me responde.

Repetimos 3 veces el delirante diálogo y al final me coge el pasaporte.

-Ah…Ahhhhhh, tienes razón, no lo necesitas.

Hoy por primera vez no me he sentido pequeña ante un funcionario aqui. Empiezo a entender las leyes, y a enterarme de como funciona el sistema. Eso más mi nivel de griego me han dado seguridad hoy para ni siquiera ponerme nerviosa y permitirme simplemente hacerle ver a tal señor que yo tenía razón y el no.

Así que como veis, lo mismo es aquí que allí. Como dice mi mujer, solo Inglaterra tiene unos funcionarios leales a su Reina. El resto, todos aliens.

Aprender a aprender…

Drawing of naturmort by graphite pencil.El otro día me dió por comprarme un cuaderno de esbozos con unos lápices de grafito. Galena se compró uno y me encantó, pensé que si no lo usaba para dibujar lo podría usar para escribir. Quien me conoce bien sabe que mis dibujos nunca han pasado de “palote, palote, círculo, puntitos” Stick men, como lo llaman los ingleses. Pues bien. Dibujé una cara y luego otra. No habían salido tan mal, copiar lo que Galena estaba haciendo era relativamente fácil, claro que yo no tengo su gracia, pero al menos por intentarlo.

Me asomé al papel sin miedo. Así como cuando un niño aprende algo nuevo. Pensé hay goma, y a lo peor puedo arrancar la hoja y empezar de nuevo. O siempre puedo decir que es dibujo alternativo y ser una especie de Picasso moderno. Qué risa nos echamos al principio. Mi mano torpe más bien parecía hacer caricaturas siniestras que algo que pudiera ser considerado dibujo.

La mano, tras algunos días de práctica,  fue conectándose con el cerebro y unas dos semanas después y tras algunos tutoriales online hasta puedo estar “orgullosa” de alguna de las cosas que he hecho. Se me da bien hacer ojos y montañas ¿Mezclarlo va a ser demasiado loco? ¿Quién sabe? También estoy aprendiendo técnicas para copiar fotografías a mano.

Debe ser la primera habilidad que aprendo desde aquel día que intenté aprender Perl y me di por vencida cuando mi ex me dijo que no podíamos hacer un block de notas la primera tarde ¿Donde ha quedado la paciencia? ¿Donde el ser aprendiz?

Hoy estaba en el jardín de mi casa, he mirado la pared y me he dado cuenta que el desastre que hizo mi gato con la pintura negra hace dos días es más grande de lo que esperaba. Llevo seis meses esperando a mi primo o a mi papá a que vengan a resolver el problema del jardín y definitivamente con las manchas negras, gracias Pinello, el jardín ha empeorado bastante. Lo haré yo misma. He visto un par de videos, he hablado con Leroy Merlin por teléfono y este mismo martes iré a comprar las pinturas. Después me encargaré de las plantas.

Y así estamos, re-aprendiendo a vivir.

He decidido darle una oportunidad a esa aprendiz eterna que llevo dentro y mirar las hojas de papel, las teclas del piano o los libros de la Universidad sin miedo, también a la manitas que llevo dentro! Sin pensar que soy mayor, que tengo un hijo al que atender o que no va a servir de mucho “porque mi hora de aprender ya pasó” Las hojas de mi cuaderno de dibujo lo demuestran, aprender a aprender. Aprender a recuperar dentro de una misma la chispa de la ilusión por vivir. Y después, compartirla con los que tengo la suerte de compartir mi vida.

Un día igual hasta me animo y subo dibujos.

Buen comienzo de Mayo para todos. Y esto me recuerda que, queda un mes exacto para mi cumpleaños.

 

Kore de ojos azules….

A la caída del sol de hoy comienza el día de Atenea, tenemos uno cada mes, no es como en la Wicca o en otras religiones paganas que debes de armar un gran jaleo para celebrar cada uno de los días especiales que tenemos, se trata más bien de honrar a la Diosa, de dejarle un espacio en el día para celebrarla, por supuesto acercarse un rato al altar si lo tienes en casa y para los que tenemos la suerte de vivir cerca de alguno de sus sitios sagrados es un día perfecto para ir a visitarlos.

De eso precisamente quiero hablar. Me he puesto enfrente del altar con el olivo en la mano y el incienso en la otra, he levantado las ofrendas un poco hacia ella para empezar a invocarla. He cerrado los ojos y el himno órfico de la diosa me ha secuestrado del mundo. Yo no he estado en mi sala. Estaba en la Acrópolis. Con el edificio que marca la identidad del país de mi alma en todo el mundo. Con sus columnas dóricas de mármol Pentélico, blancas y negras por los rincones, porque el paso del tiempo se las está comiendo o quizás sea la vergüenza de los hombres que olvidan su pasado y su historia, quien sabe. Estaba allí con su plante sereno. Qué bonito es, que suerte haberlo visto tantas veces que pueda ser capaz de traerlo a mi memoria solo con cerrar los ojos. Como por arte de magia, las columnas se han “reparado” solas. Las estatuas han vuelto a su sitio, las piedras se han colocado en los agujeros que faltaban. El edificio embajador de una época mejor para todos, dejó de estar bombardeado, dejó de haber tenido una mezquita y una iglesia dentro, dejó de estar a medias para mostrarse tan entero como lo pensaron al principio, como era cuando “solo” la casa de la hija de Zeus.

Finalmente la estatua apareció entre una puerta de roble maciza que se abría ante mis ojos, recordándome que un día fué así. Creo que 2500 años me han dicho “hola” en un momento. De repente he sido consciente de cuanto nos hemos dejado en el camino para llegar a donde estamos. De cuanto nos contarían si pudieran esos mármoles sagrados disfrazados de zona turística para algunos o de sitio arqueológico para otros. No se si la Diosa, volverá a ser honrada algún día allí como lo era antaño, yo voy a seguir llenando de libaciones de aceite de oliva el suelo de su roca hasta que me den las fuerzas me da para pensar en medio de mi creación mental.

γλαυκῶφ᾿ εὑρεσίτέχνε, πολυλλίστη βασίλεια….

(De ojos claros, de amplio saber, muy suplicada Señora).

El himno termina y la sagrada libación sella mis palabras.

Feliz día de la Diosa.

1620624_10208471687688183_5182170680392543932_n

 

Otro mes que se acaba… y con la luna…

Me levanté pronto, más bien dormí poco, pese a que me metí en la cama temprano. Me pasa ultimamente y debe ser que sin más me estoy haciendo vieja. Traté de dormir un poco más cuando Galena se fué a trabajar pero le estuve haciendo un rato competencia a las lechuzas de la ciudad. Así que manos a la obra, me levanté. Hice el salón y la cocina y he puesto incienso y velas en los altares. La casa ya está lista para el ritual de la noche, aunque hoy, dentro de un rato, después de las horas de colegio de Alex, limpiaré los dos altares y los dejaré listos para empezar de nuevo.

Es importante dejar atrás lo que ya no nos sirve. Hay que atreverse a tener un poco de piedad con nosotros mismos y entender que los fachos y los defectos sirven solo para pulir el alma. He aprendido en este mes a mirarme al espejo y a entender que lo he echado a perder tantísimas veces que me da miedo contarlas. He aprendido a dejar de buscarme culpable, pero a no proclamar a los cuatro vientos, que soy inocente porque no lo soy. Y que cosas. Después del disgusto, me he sentido por fin libre. Esta humana que escribe ha decidido sin más limitarse a ser mejor persona cada día. Esta humana que perseguía sueños gigantes es feliz en sus 90 metros cuadrados, con su jardín con limones y granadas y su mujer y su hijo. Esos son los cimientos de mi vida y sobre ellos intentaré que la gente que se cruce en ella, de aquí en adelante, conozca una mejor versión de mi cada día.

Aún queda un tiempo para que salga del viaje en el que me he metido. Aún quedan lágrimas que derramar, batallas que luchar y cosas que descubrir. Pero soltar equipaje me ha venido bien. Deshollinar los conductos que tanto tiempo llevan cerrados con sentimientos negativos siempre es un poco doloroso pero cuando termine el trabajo, tendré via libre para encender de nuevo la chimenea y disfrutar del calor que da. De la luz que emite. De una vida consciente y sin culpas, donde cada día sea un motivo por el sonreir y no un horas que dejar pasar.

Feliz noche de Hekate a todos. Que la Diosa acompañe vuestros pasos.

 

 

Inspiraciones para Hekate

1517823_443362535764982_987559905_nTe llamo a ti Soberana del Cosmos,

Reina del Cielo, de la Tierra y del Mar.

Te llamo a ti, que danzas entre las Estrellas,

que eres más antigua que el tiempo,

que eres el principio y el fin de las cosas.

A ti que bailas entre tu tela de araña,

A ti a quienes los perros siempre acompañan,

A ti que te apareciste ante los mortales

con muchos nombres,

que pocos se atreven a pronunciar.

Te llamo a ti, Titanide, honrada por Zeus,

que compartes con Helios el camino,

que velas por los Misterios.

A ti que levantas la Antorcha,

y que viertes luz sobre cualquier sombra.

Te llamo a ti, Reina Invencible

Hazte presente esta noche

cruza el velo que nos separa,

hija de Perses y Asteria

haz que tu fuego sagrado

brille entre nosotros, una vez más.

Una vez más.

Y otra vez la semana ….ups…. santa, reflexiones de una devota de los Antiguos Dioses, en Atenas…

El primer año me pilló de sorpresa. Y eso que soy andaluza si, en Andalucía hay mucho jaleo y alboroto en al calle, mucha procesión, mucha mantilla y mucho penitonto, pero ya. De puertas para adentro ni se vive, ni se siente, ni nada.  Por años no había conocido a nadie que hiciera ayuno en la cuaresma. Aquí, lo cumple más o menos la mitad de la gente. El pasillo de la carne está solitario en los supermercados. Las tiendas llenas de velas para la resurección. Los restaurantes tienen menus especiales, incluso el McDonald o el Pizza Fun sacan sus productos sin carne para estos 40 días…

El viernes que viene sonaran las campanas de todas las Iglesias de este hermoso país lleno de borregos. Sonaran porque ha muerto su dios. Esas campanas que no suenan porque el paro se está comiendo las casas y a las familias poco a poco, no sonaran tampoco porque los jovenes se están marchando, no, ningún campanario sonará tampoco por los refugiados que se mueren de infecciones y o por los que se han muerto de frio al norte del país, por los niños que están naciendo en tiendas de campañas en suelos llenos de barro. No habrá una jodida campana, en este país que suene jamás por la libertad. Ni por los niños que acaban de morir en Siria, ni por las bombas de USA, ni por cada una de las personas que duermen en cartones en Monastiraki. No sonaran por la deuda, que la Iglesia podría pagar mañana mismo pues su fortuna triplica lo que el país debe.  Aquí solo suenan las campanas por cosas importantes, cuando muere Jesús o cuando aceptan crear una ley para formalizar las parejas de hecho del mismo sexo.

Y mientras que sus campanas suenan, sean por la muerte de Cristo o por que los gays nos estamos casando (Nadie piensa en los niños!!), el Sol seguirá saliendo, la luna se seguirá asomando cada noche al cielo lleno de Estrellas y Venus seguirá siendo la primera en aparecer y la última en irse. El Planeta seguirá latiendo bajo nuestros pies y en los Mares, las olas bailaran con las Nereidas una Música que nadie sabe de donde viene.

Asi será siempre, por los siglos de los siglos.

Porque en este país hay un solo dios que necesita esclavos para que lo honren. Ovejas que se metan en sus rebaños y curas que se acerquen demasiado a sus niños. El resto, la minoría que vivimos aparte, seguiremos mirando a las Estrellas, al Horizonte. Seguiremos esperando el Aguila de Zeus que traiga de nuevo la libertad que todos nosotros hace 2000 años perdimos.

Foco

“Tenemos que recuperar el foco”- dijo un buen amigo ayer….

Y creo que ese es uno de los principales problemas que tenemos todos, que perdemos el foco. Por ejemplo, yo llevo tres años y medio viviendo en mi amada Hellas. Los impuestos, bajadas de sueldos, horarios de trabajo interminables, aprender dos lenguas nuevas, cotilleos sociales y demás han hecho que me olvide de porque un buen día decidí venirme. Y decidir ser parte activa de la religión que sólo había leído en los libros de mis Ancestros.

El foco. Esa es la clave. Si tenemos un porque encontraremos un como. Me he despistado, lo se. Sealejandria me ha ido la pinza intentando sobrevivir a las sombras que no son mías y me he quedado atascada en una travesía que ni me va y ni me viene.

Echemos atrás la película hasta hace tres años atrás.

Ahora voy a hablar conmigo misma un rato ¿Encuentras la respuesta Paladía? ¿Siguen siendo esas las razones?  Como la respuesta es si… vamos a ello. A veces es tan simple como reiniciar. Y hoy, es un día perfecto para hacer eso. Estamos en los días de Triakas del mes, los días de Hekate, la Diosa que se lleva lo que no nos hace falta y nos deja lo justo para continuar. Ya tengo el foco. Ya tengo las ganas 🙂

Gracias al amigo por decir algo tan evidente pero tan necesario 🙂

solsticio

7 años, oficiales!

 

Literalmente yo nunca le he pedido que salga conmigo. Así que cuando llegó la hora de decidir cuando era nuestro aniversario decidimos quedarnos con el día en que Raquel volvió a Madrid para “pasar unos días juntas” y a ver que pasaba.

Ese día fue un 15 de Marzo, del 2010. Vino Dani a llevarme al aeropuerto y se rió de mi durante la hora que me vió planchándome el pelo y maquillándome. Las puertas del aeropuerto. Si, esas malditas puertas que se abren y se cierran cada vez que alguien sale, me dieron un mal rato. Y finalmente apareció ella. Que venía en vaqueros, con cara de cansada porque de los nervios ninguna de las dos había dormido nada. Habíamos hablado una hora antes por teléfono, antes de que se subiera al avión. Solo nos conocíamos desde hacía 15 días, pero cuando ella apareció, la tarde del 15 de Marzo en Barajas, en la terminal A. Supe que era la persona con la que terminaría mis días.

¿Cómo han podido pGrecia2014 102asar siete años? ¿Quién nos iba a decir a nosotras el precioso futuro que nos esperaba?

Ahora, que la perspectiva del tiempo me hace entender la lucha que hemos batido para estar juntas, la cantidad de esfuerzo que cada una de nosotros ha puesto por conocer a la otra y conocerse a si misma para que esto funcione. Las imnumerables veces que lo hemos roto y lo hemos vuelto arreglar porque no existía el punto y final en nuestro relato. Porque ninguna de las dos concebía algo peor que vivir separadas. Ahora, que hemos pasado el periodo de fabricación que todas las parejas tienen, que nos conocemos. Que sabemos nuestras sombras y nuestros tropiezos. Que amas mi mente de escritora con tanta fuerza como yo lucho contra mis fantasías, que se que cuando te levantas de mala leche mejor ni hablarte, que si vienes cansada del trabajo solo quieres algo calentito conmigo y un cigarro en las escaleras. Ahora que se como te llamas y todos tus sueños, pero también tus pesadillas…

Ahora que te se entera. Que te conozco sin disfraces. Se que eres a quien quiero a mi lado. Ni princesa, ni reina. Ni Ninfa, ni hada. Guerrera. Una Dama Valiente que ha roto las barreras del tiempo para pelear la vida a mi lado. Hay tres cosas en el mundo que me sostienen. Tres cosas que me hacen ser quien soy. Que me dan Estirigma. Tres pilares. Tu eres uno de ellos. Estaré aqui siempre que lo necesites. Me levantaré cada día siendo mejor persona para estar a la altura en la que estás tu. Seguiré cuidando de nuestra familia como el mayor de los tesoros que tenemos.

Vamos ahora a por 700 años más 🙂 que hablar en decenas es una cifra pequeña para nuestra historia 🙂

TE AMO! GRACIAS POR SER Y ESTAR A MI LADO CADA DÍA.

 

1969380_10204875718711206_4940116611378715561_n

 

Llaves.

El camino lucía normal. A ambos lados había cientos de escaparates y tiendas. Gente que iba al trabajo y a la Universidad. Me habían dicho, intenta estudiar algo, te servirá en el futuro. Yo entonces me agaché a recoger un libro que me enseñó que el futuro lo decidimos nosotros. Ese libro que me incustró en el alma que las preguntas son más importantes que las respuestas y que siempre es bueno seguir preguntándose quien eres. Continué caminando y en uno de los cruces, me atrapó la vida entre sus garras. Y entre medias de estudiar la prometida carrera que iba a solucionar mis días venideros, alguién me contó que había un futuro entre facturas, comprar una casa y coleccionar domingos de familia y yo le creí, pero no era cierto. A veces alguien nos hace creer historias que parecen contadas de una forma, pero son de otra. Y a veces son mejores de lo que llegamos a entender.

Pasó un tiempo y me di cuenta que me había quedado en el cruce, más de lo que esperaba. Entonces vino un angel a decirme que yo era un guerrero de la luz y me permití creerlo. Me levanté de un salto, como si alguien me hubiera dado un guantazo y eché andar de nuevo. Me reinventé mi vida, hasta escogí otro nombre, porque desde bien pequeña se lo importante que es llamarte con lo que refleja tu interior. Cerré la puerta de la Iglesia y salí al campo. Miré los árboles y me volví a enamorar de la luna. Dance por muchas noches en su espiral eterna y me columpié en las trenzas plateadas de sus cabellos. La misma Luna que un día me dió una llave. La misma llavé que me hizo cruzar una puerta que no olvidaré jamás. No hay palabras que reflejen que hay detrás de esa puerta y si las hubiera, sería que lo que debería estar ahí no estaba y yo hubiera sido el testigo de una ilusión. Y quien me iba a decir a mi, que en mitad de mi camino muggle, me iba a encontrar un libro que cambiaría mi vida y me daría unas gafas para ver la realidad que solo alguno de nosotros tenemos. Y quien me iba a decir a mi que un ¿Quién eres? abriría más puertas que cualquier título de Universidad, que cualquier domingo de familia o que una cuenta de banco llena.

Sigo mirando a la luna. La luna siempre esta ahí en infinita armonía con los cuatro pilares que sostienen la vida y crean nuestra realidad. El silencio y la materia que alimenta a los Dioses los rodea. En un baile  que no ha parado jamás desde el principio de los tiempos y por los que algunos estamos dispuestos a ser quien toque la música, a ser quien guarde la puerta, a ser quien guarde silencio para que la Orquesta suene. Hasta el final de los tiempos. Y más allá de ellos. Para que todo el mundo tenga el camino abierto hacia la fuente. Y no tengamos que beber de cántaros.  Llaves. Silencio. Rosa. Yo.

El Arte de cuidar las palabras y los pensamientos…

Si miro hacia atrás y me pregunto cómo era yo de niña la respuesta es simple, era una niña hecha de letras. Desde que aprendí a leer decidí que los libros fueran mis mejores amigos. Me recuerdo siempre con un libro o un lapiz en la mano, en clase, en el recreo, en el baño de la escuela y en mi casa, con la luz apagada leyendo por las rendijas de luz que se colaban por las persianas. Una poesía de García Lorca me animo apenas con 8 o 9 años a escribir mi primer texto. El maestro que me dió la vocación de escritora, se convirtió en mi cabecera, recuerdo que incluso hablaba con el de mis “creaciones”. De todo lo que se me pasaba por la cabeza, de todo aquello que terminaba materializado en un papel, en una servilleta, en la esquina del libro sin forrar o en casos de emergencia en el dorso de mi mano.

Tuve la desgracia de criarme en una familia no muy amante de las letras, y no muy amante de expresarse libremente, donde había que guardar la personalidad propia para adaptarse a la del resto bajo riesgo de ser objeto de sus burlas. Donde leer y escribir era más bien “algo de frikis” y fueron varias las veces que mis escritos fueron usados para reirse de mi. Esa sensación de ridículo me hizo crear una lengua propia, una especie de runas que me ayudaban a encriptar mis pensamientos y lo que quería escribir ya que el impulso era más fuerte que el propio hecho de que esas letras podrían significar el cachondeo de mis hermanastros y mis padrastros durante mucho tiempo.

Nunca dejé de escribir hasta que llegó un señor a mi vida, con 19 años, que me rompió el corazón y rompió parte de los papeles que tenía que llenar de letras. De pensamientos, de palabras. Me volví de nuevo una mentirosa, una rastrera y saqué lo peor de mi por mucho tiempo. Como si las letras – o más bien su ausencia – hubieran anulado en mi lo positivo.

Las palabras, las letras…

Siempre tan importantes.

La Tierra del Aire, si hablamos de Magia Elemental. Es la palabra la forma que tienen nuestros pensamientos de saltar de nuestra cabeza a pasar a ser algo de todo el mundo. Son las palabras como el cuerpo de nuestra mente. Son las letras como sus huesos.

No en vano nací Géminis. El Dios que calla las disputas y que porta en sus manos el arma irreprochable de la paz, el dios de las palabras y de las letras, el dios alado, estaba en el sol cuando yo nací. Y recibí de el la mayor de las virtudes, la de ser escritora, la de ser contadora de historias.

Durante mucho tiempo me olvidé de quien era. Que el amor empieza por una misma y que cuando te recortas por alguien pierdes tu esencia.

He malgastado mucho este don. He usado mis historias para inventarme yos que no existían y para criticar. He participado del cotilleo como la que mas, como buena HispanoHelena que soy, he llenado páginas, mentes y conversaciones de palabras que solo buscaban justificarse, rellenar vacios que otras personas habían dejado. Se acabó.

Es hora de volver, es hora de volar a Mercurio y volver a escribir mi historia. Esta vez sin aditivos, sin colorantes ni conservantes. Si miedo a la soledad y sin miedo al que diran. Con los pies en la Tierra de mi alma y la cabeza en las estrellas, como siempre y el Caduceo del Dios Alado en mis manos. Para callar todas las disputas, pero esta vez, solo las de mi mente, las del resto no me importan.

“Procura que cuando hables tus palabras tengan más sentido que el silencio”

Feliz fin de semana.