Aster Heras

Diario de un sueño

Desarrollando personajes…

Desapareciste,

No diste ni una sola explicación, una carta de excusa a la mujer que más habías amado en la vida y un sentimiento podrido de rencor en mi. Hermano. Durante meses no supimos de ti, en la escuela no nos decían nada porque compraste el silencio de todos con tu dinero y tus títulos nobiliarios, preferiste una vez más tener dinero a valor y eso es muy digno entre las ciudades de tu gris Londres pero en mi Tierra hace muchos años se castigaba con la muerte. Los rios del olvido en el Tártaro viven de almas asi.

Abrimos la puerta de nuestra casa, te sentamos en nuestra mesa, comparti mi vino contigo y a mi mujer, que demonios querías? tu nunca quisiste responsabilizarte de ella. Nunca asumiste que Lucy Stonefield no era la irlandesa pobre que tu deseabas que fuera. La vestías de la ropa que le sobraba a tus primas cuando te sobraba el dinero para comprarte un caballo cada mes. Jamás moviste una ficha para sacarla del mugriento Whitechapel, no participaste en absolutamente nada de su vida y cuando Lucy creció y decidió ser Galena y decidió enamorarse de mi y decidió asumir su vida conmigo no te conformaste con ser parte de nuestras noches sino que además querías quitarme lo que un hombre jamás puede perder, el honor. Quisiste quitarme lo que tu nunca te hubieras atrevido a tan siquiera soñar. Lo que tu no sabías es que yo jamás te quite nada, yo jamás puse una mano en algo que no fuera mío en su esencia. Galena nació en mi familia. Su sangre y la mía son iguales. Sus muertos y los mios también. Mi padre y su padre son hermanos de camino y primos carnales. Ella estaba prometida con mi hermano por seguridad. Galena no fué tuya absolutamente ni un instante. Ninguna de sus risas te pertenecieron. Su brillo no reflejaba la verguenza de un hombre que no se atreve a luchar por amor. Ella y yo estábamos destinados a ser lo que somos, como siempre lo estamos ¿Cuantas vidas llevas diciéndome que no es mi alma gemela? Déjame que te puntualice algo, hermano ¿No será al contrario? ¿Porque siempre eres tu quien acaba escapando de ella?

Siempre hemos abierto nuestra casa para que salga como las avestruces a meter la cabeza en el nido para no salir más. Siempre has sido parte de nuestra familia e incluso te animamos a buscar una casa con tu novia escocesa donde vivir los cuatro porque entendiamos que querías seguir viendo a Lucy, tu Lucy. Mi Galena. Pero te fuiste. Un buen día decidiste que querías casarte con ella tan solo porque me había casado yo. Un buen día decidiste que querías ser el padre de Helena, tan solo porque yo había decidido dar ese paso con mi mujer. Querías mi vida y no solo eso querías llevarte la razón de mi existencia ¿En serio pensabas que iba a dejar a Galena marchar contigo a Escocia?

Dos vidas después, decidiste llamarme bastardo. Dos vidas después te volviste a colar en mi vida, has permitido que Galena viva enganchada a una máquina sin vida durante tres años imaginándose una relación que NO ha existido. Mientras tanto ella y yo hemos camino juntos otra vez, hemos construido nuestra vida y la hemos llenado de sueños y para ello hemos pedido la bendición de los Dioses. Y otra vez, el bueno de Mike, quiere la batalla ganada sin haberla peleado. Otra vez el bueno de Mike pretende llegar y en quince días solucionar 200 años o 2000? de karma. Otra vez el bueno de Mike decide odiar para olvidar y amontonar en el cajón de cosas sin resolver lo malos que somos James y Lucy. Deberías acordarte de lo mucho que te pedimos que vivieras, que salieras, que hicieras. Deberías acordarte de las veces que te sentemos en nuestra mesa o compartiste con nosotros nuestra cama, deberías acordarte Mike Donald, que la eternidad tiene un precio y ese precio para ti es impagable. Los ojos de Ella miran solo a una dirección y su alma responde a un nombre que no es el tuyo. El día en que lo asumas encontraras a tu otra parte, esa que te está esperando seguro. Hasta entonces, sigue peleando por Galena, que te aseguro de antemano que será una batalla perdida pues no hay guerra que no pueda ganar solo con mirar sus ojos.

Yo nunca pierdo.

Alexandros P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: