Aster Heras

Diario de un sueño

Panselino y Labrys, 3 de Mayo de 2015

Tras un año asistiendo a los rituales de Labrys y de ir participando poco a poco en la comunidad decidí que la próxima vez que saliera Hekate lo pediría. Funcionamos asi, la gente que puede y quiere se prepara el himno y lo hace. La gente que quiere y puede bailar baila. No hay obligaciones y todo el mundo aporta lo mejor de si mismo. Y las cosas sorprendentemente, funcionan. Lo cual para mi es casi como vivir en una utopía…

Pero al caso, que me pierdo en detalles, es que pedí Hekate. Con casi dos semanas de adelanto. A los primeros ensayos no pude ir, pero si a los segundos. Es la primera vez que estabamos con las chicas y aunque varias de ellas se ofrecieron a traducirnos las cosas, decidimos que ya era hora de integrarnos sin el inglés. Y entendimos. Claro que cuando más de tres personas hablan a la vez no entendemos nada pero…! Entendimos.

Y llego el día del ritual. Con un esguince en el tobillo que me lleva fastidiando un mes, le rogué a Asklepio estar libre de dolor para el ritual. Había que bailar y por momentos me ponía más nerviosa el baile que invocar a la Diosa. Sorprendemente, tras una siesta de 20 minutos, desapareció el dolor.

Nos pusimos rumbo a el altar de Labrys y llegamos las primeras. Es muy bonita la sensación de pertenencia que tengo a ese lugar sagrado. Que es sagrado desde hace mucho tiempo, porque es un templo a las Musas, pero que ahora tiene un altar donde se honra a los Dioses cada mes, desde hace muchos años. Ese altar que si se destruye, se vuelve a construir y que cada fin de semana llenamos de flores y de vino, de miel y de risas, de esperanza y de felicidad. Los primeros en llegar nos saludan y traen flores, Galena y yo nos ponemos a colocarlas en el altar y pienso lo afortunada que soy, que puedo mover mis manos y hacer algo por la tradición en la que estoy. Terminamos de poner las flores y llegan las estatuas, las velas y decenas de manos que construyen de nuevo el espacio sagrado en el que vamos a honrar a los Dioses otra vez. Me tomo unos minutos para repasar el himno y me voy un poco apartada, al borde la colina donde se ve el Parthenon y la moderna Atenas, que llena de ruido vive casi ajena a lo que pasa en una de sus colinas. Que bonita es Atenas, pese a todo. Con sus casas blancas y sus millones de luces, diciendo “estoy aqui”.

O nos llama, es hora de ensayar. Entonces nos vamos un poco apartadas. Repasamos la coreografía, viene Alex y juega con su amiga Athena entre nosotros. Comienza a chapurrear cosas en griego y algo dentro de mi está en paz. Se van los nervios por un momento con las risas de las chicas. Practicamos mientras especulamos cuanto tardará Apollon en cruzar el horizonte y en cuanto tiempo tendremos a Selene, en el firmamento. Ese es el tiempo que tenemos para prepararnos. Cuando estamos listas bajamos y los hombres ahora estan en semicirculo en el altar. Este ritual es de las mujeres, nos podemos alrededor del altar y nos tiran un montón de fotos. Somos 13. Un número perfecto para celebrar la luna. Tras un rato de tensión y de espera suena la campana y Chironas sale a hablar y a explicar el ritual. Mientras las chicas, en procesión nos vamos al fondo de la explanada. Entonces la luna sale… Azafran, como el peplo de Hekate y Artemis. Azafran. Nos emocionamos. Puedo entender perfectamente lo que están diciendo “¡Mira la luna! ¡mira! ¡mira! ¡Ahí está!” Encabezando la profesión T,V y K con tres antorchas. Después va Aigli con Artemis, y yo con la llave de Hekate. Detrás de mi Olga y ahí me pierdo… Se que Galena está al final y Alex se ha quedado con Luis, viendo a sus madres en el ritual.

Comenzamos a andar… suena la música y todo el mundo abre paso para que entremos. Tras un giro al altar dejamos las ofrendas en su sitio, la noche comienza a caer… V y A hacen la apertura para las Diosas Lunares, tras ellas todos recitamos el hinmo de Plethon. Y cuando terminamos K nos trae a la Atenea más dulce que podamos imaginar. Todos repetimos al final tres veces “Trae tu divina luz y haz de nuevo tuya esta ciudad”  Un momento de silencio. Aigli y G llaman a Artemis Mounichia, la primera parte de la festividad. G trae la serenidad al ritual y Aigli hace que todos sintamos a Artemis. Galena, mi mujer sale con ella para ayudarla con las ofrendas y llama a la Orthia como una flecha. Se acaba la Monuchia y comienza la luna llena, O, V y yo vamos al centro y de espaldas nos unimos con los brazos. El resto de las mujeres toman un paño blanco y muy largo y forman un círculo alredor de nosotras. Desaparecen los nervios y V comienza a invocar a Artemis de nuevo. Esta vez la Artemis lunar…giramos y es mi turno… “Enodian…Hekatin Kliizoo….” pierdo la consciencia de estar diciendo el himno y cuando me doy cuenta ya estamos girando, O fantástica, con Selene. El pañuelo blanco cae al suelo. Es el momento de bailar… la luna nos contempla desde el cielo y los hombres y la gente de Atenas que ha venido a participar en el ritual también. La guitarra de Giannis suena y … giramos, giramos, giramos… El agua de mar que hay en el centro del circulo vuela por nuestras cabezas, reímos, reímos mucho y finalmente, nos abrazamos “muy bien” “fantástico” “gracias chicas” se oye dentro del círculo. Se cierra el ritual y la música sigue. Ahora Dionisos nos acompaña y el vino comienza a hacer acto de presencia. Besos, abrazos, felicitaciones. Todos hemos dado lo mejor de nosotros y el ritual ha salido perfecto. Las tres Damas Lunares han sido honradas. La música y el baile sigue y cuando nos damos cuenta son más de las 00.00. Volvemos a casa, el pequeño Alex que ha estado jugando con todo el mundo en el ritual tiene sueño y se acuesta y yo, me siento en mi ordenador, pongo un poco de música y salen lágrimas de mis ojos, está vez de felicidad. Hay muchas cosas que separan la Grecia Moderna de la Ellada que todos los miembros de la Comunidad honramos, pero cuando estamos allí arriba, cuando suena la música y las palabras de Orfeo, las Musas, los Dioses y los heroes vuelven a nuestros labios esas cosas desaparecen y la vida recupera su cordura. La cordura que da el estar cerca de ellos, en balance con el resto del Cosmos.

Algunas fotos de la noche de ayer…

11196261_10206302886909069_7074650133748839345_n 603735_10206302890549160_7774894935423049469_n 1506642_806120986151365_2422418406205345952_n 1908183_806120876151376_1040508912536693868_n 10470891_10206302888749115_3989393981866384248_n 10647087_10206302889589136_7434183049651409022_n 10996095_806120806151383_2221903126733474265_n 11051835_10206302886429057_2497081408279428649_n 11133690_833942366686502_416473790075710737_n 11139778_10206302890029147_2408613123248450033_n 11182141_10206302889269128_7788640977006391458_n 11182222_806120892818041_4712713930365636513_n 11183449_833942390019833_6436643277037918365_n 11188193_10206302889869143_8212697241101761866_n 11193264_806120846151379_2257222643987986321_n 11196261_10206302886909069_7074650133748839345_n 11217962_833942410019831_3650981470371665114_n 11224480_10206302887509084_6538532495077843559_n

Anuncios

1 comentario

  1. Xar

    tu relato ha sido de forma que, por unos segundo me he encontrado dentro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: