Aster Heras

Diario de un sueño

Un día de hace mucho tiempo, con Hekate.

1517823_443362535764982_987559905_nSalí corriendo lejos de la casa llena de gente, con un paquete de tabaco y poco más, habían sido más de 24 horas de estrés. Todo tenía que estar listo para el gran momento y aunque habíamos estado meses preparándolo  la única que empezaba a no estar lista era yo. Tanto preparativo había terminado por volverme loca.

Los detalles técnicos me habían hecho olvidarme de la Magia. Asi que escapé. Ni siquiera lo planeé, bajé a comprar el pan y mis pies bajaron la acera, cruzaron el centro comercial y salieron por la puerta de atrás, camino al rio. Camino al sitio donde la vi por primera vez, en aquella noche de Samhain, en aquel ritual de cinco, con un sacerdote desconocido que terminó en el suelo por no saber aguantar su energía.

Solté la bolsa de pan y me quité el abrigo pese a ser invierno. Hasta el abrigo me pesaba, como si tuviera piedras en los bolsillos recordándome mis cargas. También solté la goma de mi pelo y eché de menos incluso poder soltar el cuerpo y volar. Miré al horizonte mientras escuchaba el agua del pequeño rio detrás de mi. Después miré al Este buscando el azul de un mar lejano plagado de islas que añoraba con todo mi ser. Miré el conglomerado de nubes negras que lo decoraban y pensé que probablemente ya estaría lloviendo en aquella parte de la ciudad. Me subi a una piedra, una pequeña elevación en el camino que sirve como punto norte en nuestros rituales. Con las montañas en mi vista traté de decir el himno de la Diosa en voz alta. Y de mis labios no salía ni una sola palabra. Como si mi voz se hubiera apagado y mi memoria estuviera desconectada. No había ningún signo de que ese himno hubiese estado antes en mi cabeza, pese a que lo decía todos los días de mi vida, frente al altar, Un fuego comenzó a abrarsarme la garganta y dos lágrimas aparecieron en mis ojos y mientras un nudo amenazaba con dejarme sin respirar. Miles de imagenes aparecieron en mi mente, rituales,Grecia,Creta, playas, fuego, serpientes. Pero ni una palabra. Una rafaga de aire frio me envolvió y las nubes cubrieron el sol que brillaba. El día se tornó gris y ahora yo también estaba nublada. Una antorcha apareció delante de mi, al cerrar los ojos….

-Hekate.

Lo dije.

-Hekaaaaaaaate.

Lo dije otra vez.

Entonces mis manos se levantaron al aire, a las montañas y a las nubes. Y las palabras nacieron solas, una a una, no había ni velas, ni inciensos, ni siquiera llevaba una túnica. En vaqueros y con mi alma como ofrenda, el himno volvía a vibrar en mis labios. No tenía nada y sin embargo lo tenía todo. Aquella  ha sido la invocación más sincera conmigo misma que he hecho jamás. Encadenadas una a una directamente desde el corazón, sin peticiones, sin agradecimientos, sin pensar. Cuando terminé había un hombre mirándome en el camino. Debió pensar que estaba loca, sin abrigo con el aire que corría y gritando palabras que pretendían ser griego clásico en medio de un campo de Madrid. No le dí importancia y seguí mirando las montañas. Dos rayos aparecieron y me senti escuchada. Sabía que había tormenta en toda la comunidad pero aquel era mi momento con la Diosa y sabía que Ella estaba ahi.

Al volver, por el mismo camino algo me llamo la atención, una piel de serpiente estaba en uno de los bordes, un regalo del que no me había percatado antes. Quizás la misma piel que yo me quité aquel día que decidi ser yo y ella y no el mundo que nos rodeaba, aquel día que decidi que nadie, ni velas, ni invitados, ni rituales, ni yo misma y mis problemas se entrometerían en la luz que recibo de sus antorchas.

Hekate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: