Aster Heras

Diario de un sueño

El post más bonito del mundo

 

Yo quisiera escribirte preciosa, unas lineas de esas que hacen que llores. De esas que te anudan la garganta y te hacen sentir especial. Y ese era mi propósito, pero la práctica hace maestros y yo hace mucho que no escribo nada bonito, he perdido el don o eso creo.

He borrado unas 10 veces el post. He intentado hablarte de mis sueños contigo, de lo mucho que me gusta estar en la cama por la mañana cuando tu duermes, de nuestra familia, de tu boca, de mi amor, de tu sonrisa. Intenté contarte que Alex y yo vivimos con una princesa que es la más valiente del lugar, pero no encontré las palabras listas para terminarte la historia. Tampoco funcionó mucho aquello de hablarte, de escribirte que tengo la suerte de haber encontrado a la mujer de mi vida, hay cosas que no se escriben, que se saben y se viven en cada uno de los días. Luego intenté hacerte una poesia, pero hay caídas de ojos que no responden a la métrica y tu risa, tu risa no cabe ni tan siquiera en el verso libre. Y sufriendo la impotencia de no ponerle palabras al maravilloso milagro de que existas en mi vida y buscando las ideas que me ayudaran a decirte aquello que me hace ser mejor cada mañana.

Aparecieron tus ojos. Aparecieron tus manos. Aparecieron tus cafés mañaneros. Tus mensajes a media tarde. Tus piedras. Tus brazos siempre listos. Los mios para cuando los necesites. Apareció el pasado y Londres y el futuro y Grecia. Apareciste al lado de nuestro pequeño de la mano mientras damos una vuelta. Nuestras canciones. El 5 de Marzo y Alice. Los calamares de Madrid. Tatuarnos juntas. Baños en la playa un 22 de Diciembre. Bailes en la cocina. Noches eternas viendo series en el ordenador. Apareció nuestro sofá azul y sus historias. Nuestra boda. Nuestro primer paseo de casadas. Apareció la luz de la casa de Dani sin muebles y llena de ti. Apareció Delfos y tu y yo sentadas en el centro del mundo, mirando el Parnassos. Apareció Esparta y tu silueta dentro del Taygetos. Me colé en las Kaiadas y te vi mirando dentro. Apareciste tu en la puerta de tu trabajo dándo saltos de emoción porque  hemos ido a buscarte. Aparecieron con  Hekate y con su altar dos niñas muertas de miedo que intentaban domar mariposas y como no pudieron las guardaron en su estómago para siempre.  Un beso robado y miles que le siguieron. Tus letras. Las Mías. Virginia. Homero. Quintaesencia. El Támesis. Covent Garden y Candem. El Fin del Mundo y el principio del nuestro. Tu cara en nuestro último aniversario. Pagrati. Paraschou. Kallithea. El Likavitos y Eleusis. Aegina y nuestras primeras vacaciones playeras juntas :-). Apareció el principio y me emocioné cuando no encontré el final. Que se perdió con las palabras perfectas que reflejaran como me siento en cada paso que doy a tu lado. A tu vera. Porque no hay lengua que describa, ni mano diestra que la hable de forma tan sublime para escribir y describir de forma justa lo que siento por ti. Lo que eres en mi vida. La magia que tejemos juntas.

Que tengas un día estupendo, amor mío.

Te amo. Te amo. Te amo.

Anuncios

1 comentario

  1. Cris

    Joder, pues si me he emocionado yo, ni imaginarme ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: