Aster Heras

Diario de un sueño

Domingo, el día del Sol

No se si alguien me dijo que lo hiciera así o sin más nosotras lo acoplamos así a nuestra vida pero para nosotras, desde hace ya cinco años la semana empieza el domingo. Me diréis que es muy inglés, pero astrológicamente hablando el domingo es el día del Sol y el Sol es el centro de nuestro sistema vital tal y como lo conocemos. Así que dejemos que Helios derrame sus bendiciones sobre nosotros para comenzar con energía otra nueva semana.

El año aún huele a nuevo, estamos de estreno y los años impares me gustan. Los pares han resultado salirme kármicos y de limpieza, los impares me sirven para descansar y reponer fuerzas. Tenemos una boda la semana que viene en el norte y aún ni siquiera me he puesto a comprar ropa para ir. He tenido hasta ahora funerales y un bautizo, pero no bodas. La primera boda a la que iremos será bajo la tradición helena. Nada de Iglesias y cantos de curas, mi amiga Enodia y su novio Giorgo se casan bajo la tradición pagana de Grecia. Iremos al Norte y será la primera vez para Alex y para Galena en Tesalónica. Yo fuí hace años como turista pero a decir verdad fue un viaje un poco especial y no vi mucho. Como siempre, el viaje no se quedará solo en ir a Tesalónica. Pasaremos por Termópilas, a llevar ofrendas a los Espartanos,  y por el Olimpo, por Vergina y por Pellas al volver, que hemos reservado una noche más para conocer los alrededores. Veré la Torre Blanca y la Redonda. Y se que cuando entré en la tumba de Filipo, el rey de Macedonia, el padre de Alejandro Magno, la historia de Grecia se plantará delante de mi y me dirá ¡Hola! ¡Estoy aquí para recordarte quien eres!

Antes de irnos de boda viene una familia a pasar unos días con nosotros. Los conocimos a través del CIDEAD, están haciendo un viaje a través de Europa en tram, que son estas especie de bicicletas que vas sentado con las piernas hacia delante. Vienen con sus dos hijos. La mayor tiene casi la edad de Alex y el peque anda muy ilusionado de tener una amiguita española con la que jugar. Y cuando volvamos de la boda viene una de las pocas amigas de verdad que nos quedan en España, Asela. Que estará con nosotras casi un mes. Llevamos dos años sin verla, gracias a los Dioses tenemos internet para ignorar que vivimos a 3.000 km. Va a tocar enseñarle Atenas entera, Vravrona, Eleusis, Sunion ¡Que trabajo tan grande! ¡Que dificil! Jajajajaja por suerte gracias a dos tarjetas del museo que tenemos ni Galena ni yo pagamos nada y el peque es aún un niño.

Asi esta nuestro futuro más cercano. Sumale a esto que la impresora que compramos al principio de venir, se ha roto (Y Alex la necesita para mandar actividades y para sacar algunos libros del colegio que no hemos podido comprar) que tiene que entregar las actividades el proximo miercoles, que yo tengo los examenes en nada y que he cogido una otitis de campeonato! Otra cosa no pero en esta familia, no nos aburrimos, no. Al menos el frio intenso se ha ido y hemos cogido un extra este mes de dinero que nos cubre los gastos de la boda y la impresora 🙂

Que tengáis una feliz e intensa semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: