Aster Heras

Diario de un sueño

Y otra vez la semana ….ups…. santa, reflexiones de una devota de los Antiguos Dioses, en Atenas…

El primer año me pilló de sorpresa. Y eso que soy andaluza si, en Andalucía hay mucho jaleo y alboroto en al calle, mucha procesión, mucha mantilla y mucho penitonto, pero ya. De puertas para adentro ni se vive, ni se siente, ni nada.  Por años no había conocido a nadie que hiciera ayuno en la cuaresma. Aquí, lo cumple más o menos la mitad de la gente. El pasillo de la carne está solitario en los supermercados. Las tiendas llenas de velas para la resurección. Los restaurantes tienen menus especiales, incluso el McDonald o el Pizza Fun sacan sus productos sin carne para estos 40 días…

El viernes que viene sonaran las campanas de todas las Iglesias de este hermoso país lleno de borregos. Sonaran porque ha muerto su dios. Esas campanas que no suenan porque el paro se está comiendo las casas y a las familias poco a poco, no sonaran tampoco porque los jovenes se están marchando, no, ningún campanario sonará tampoco por los refugiados que se mueren de infecciones y o por los que se han muerto de frio al norte del país, por los niños que están naciendo en tiendas de campañas en suelos llenos de barro. No habrá una jodida campana, en este país que suene jamás por la libertad. Ni por los niños que acaban de morir en Siria, ni por las bombas de USA, ni por cada una de las personas que duermen en cartones en Monastiraki. No sonaran por la deuda, que la Iglesia podría pagar mañana mismo pues su fortuna triplica lo que el país debe.  Aquí solo suenan las campanas por cosas importantes, cuando muere Jesús o cuando aceptan crear una ley para formalizar las parejas de hecho del mismo sexo.

Y mientras que sus campanas suenan, sean por la muerte de Cristo o por que los gays nos estamos casando (Nadie piensa en los niños!!), el Sol seguirá saliendo, la luna se seguirá asomando cada noche al cielo lleno de Estrellas y Venus seguirá siendo la primera en aparecer y la última en irse. El Planeta seguirá latiendo bajo nuestros pies y en los Mares, las olas bailaran con las Nereidas una Música que nadie sabe de donde viene.

Asi será siempre, por los siglos de los siglos.

Porque en este país hay un solo dios que necesita esclavos para que lo honren. Ovejas que se metan en sus rebaños y curas que se acerquen demasiado a sus niños. El resto, la minoría que vivimos aparte, seguiremos mirando a las Estrellas, al Horizonte. Seguiremos esperando el Aguila de Zeus que traiga de nuevo la libertad que todos nosotros hace 2000 años perdimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: