Aster Heras

Diario de un sueño

Ante los Incendios, reacciones…

 

Hellas está ardiendo de nuevo. Un año más, solo que esta vez, los pinos y un barrio mal diseñado fueron la trampa mortal de 70 almas, quizás más.  Hace dos días hacía un viento horrible. Nos despertamos y hasta que me acuerdo de decir, hoy voy a hacer algo bonito con este día. No me di cuenta de que algo raro pasaba hasta las 12.30 que salí al jardín a recoger la ropa. Una luz rosa llamó mi atención. Afiné el olfato y la vista, el sol se podía mirar sin protección, tras una inmensa cortina de cenizas. Mandé a Alex dentro. Y yo lo seguí. Dos minutos después descubrí que el incendio era en Kineta, cerca de Corinthos. Está demasiado lejos como para que llegue el humo así. Debe ser que el incendio es grande. Me fui a Facebook.

Fotos de mis amigos, de las noticias y alguna cosa más me contaron más pronto que tarde que no era solo Kineta. Una serie de focos se habían levantado en torno al Atica y literalmente “estábamos rodeados”. Pentéli, Rafina, Mati, Kineta y perdí la cuenta. Llega Galena y viene asustada, lleva todo el día en el trabajo, le hago un resumen de la situación. Mañana (hoy) iremos a llevar comida y fármacos a su empresa que van a hacer una recogida para llevarlos al punto más afectado.

La tarde va pasando con noticias, confirmaciones de amigos de que todos los suyos están bien y llamadas telefónicas de la gente de España, preocupados porque es fácil confundir el Atica con Atenas y es normal, cuando lo escuchas ante una catástrofe así.

Tres días de luto nacional, el mandamás de la Iglesia Ortodoxa diciendo que la culpa es de Tsipras por ser Ateo (ni está casado religiosamente, ni ha bautizado a sus hijos, ni juró su cargo de presidente ante la biblia) y de los homosexuales por casarnos, gentuza que aprovecha para hacer guerra política de esto… en fin esto es Grecia. La moderna, heredera de Constantinos y del Imperio Otomano.

Espera…espera…

Entre la oscuridad, Ella se pone de pie. Hellas, barre toda la oscuridad y llama a sus gentes. Y nace la solidaridad. Personas que abren sus casas para recoger a las miles de familias que han perdido la suya, las compañías de teléfono ofrecen minutos gratis para todos, solo para que podamos comunicarnos bien y no tener problemas, cafeterias trabajando gratis, asociaciones de padres que se juntan en pleno verano para recoger fondos, pescadores saliendo al mar a recoger a las victimas. En resumen, Hellas, mi Hellas, la misma a la que amo y por la que me levanto con mi mejor sonrisa. Mi casa y la de mi familia.

Me quedo con Ella, me quedo en la luz azul de sus manos. La Tierra se levantará y volverán los arboles a ella. A los que la habitamos nos queda aún mucho que aprender, pero escuchar su llamada y darle una mano al que vive una pesadilla mayor que la nuestra es un buen comienzo. Sin escuchar nada más. Sin necesitar nada mas.

Y ahora, a mover las manos.

P.D Estamos bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: