Aster Heras

Diario de un sueño

Mi Tierra querida…

Mi tierra querida…

Un día te prometo que serás libre.

No se como, ni se cuando pero lo serás.

Hoy me lo contaron las nubes, me lo susurró el olivo y los huesos de los que nos precedieron.

Hoy lo gritaba el viento.

Viviremos sin cadenas bajo tu cielo y tu azul mar.

Mi tierra querida,

Volarás…

Dejarás de ser estigma y te convertiras en luz

Y de ti saldrán de nuevo las virtudes y se llenaran de gente felices tus calles.

Y quizás el mundo escuche, que existen otros caminos.

Y se encienda la oscuridad que reina desde hace tantos años en el Cosmos.

Y se calle la voz de los que habitan en la mentira más grande jamás creada.

Mi tierra querida,

No se como, no se cuando.

Libre serás.

Ελλαδα μου… Siete años!

Hace siete años que cogí una mochila y un poco de dinero y di un salto. Un salto tan grande que me unió el alma al cuerpo, de por vida. Un salto tan grande que encontré una de las razones por las que he nacido. Lo cuento todos los años así que este no voy a repetir la historia. Este año, solo quiero dar las gracias, al suelo que piso por haberme dado la vida que siempre he esperado tener. Amigos, familia, una casa bonita, estabilidad económica, camino espiritual y estar cerca de los Dioses, en su casa, en la mía.

Cada vez que  miro atrás, estoy más orgullosa de mi camino.

Gracias Hellas, por ser el suelo que mi alma necesita para llegar al cielo. Al fin y al cabo, ya lo decía Orfeo:

“Hija de la Tierra y del Cielo Estrellado” 🙂

 

Bajo tus antorchas….

Y decía yo que te sentía lejos, que hacía mucho tiempo que no podía conectar contigo. Que equivocada he estado, una vez más, que en tus días oscuros, cuando se acerca la cara de la luna que no podemos ver, apareces tu con tu antorcha y pones luz a sombras antiguas que aún acechaban en los rincones…

Tu que eres la que está en cada uno de los caminos, en los cruces y en las noches de preguntas sin respuesta, tu que estás en los cambios y en los tiempos que no son tiempos, tu que escuchas siempre a quien dice tu nombre, tu que eres la que guarda los Misterios.

Tu que llenas de dicha a quien conoce quien eres, que al lado de Zeus, recibiste poderes sobre los tres reinos, tu que estas al principio y al final, tu que cortas el hilo, tu que haces que el hilo vuelva a existir. Tu, la Ctónica, la que vive en el Hades y acompaña a los muertos junto con el alado Dios, Hermes, alquimista, justa balanza, oh tu señora, que conectas a los mortales a sus instintos y les enseñas a mirar más allá de los velos de la existencia. Tu que proteges nuestras puertas siendo quien empuja fuera a nuestros enemigos y manteniendo nuestro hogar vacio de las cosas que no queremos.

Tu, que abriste el camino para que llegara a casa, que volviste a construir en mi morada tu respetable espacio, que has cruzado en mi vida a los compañeros más leales, tu que fuiste en mi el vínculo hacia el resto de los Dioses, a ti señora, mi eterno agradecimiento…

Porque siempre, no importa cuando tiempo pase, hilas el hilo correcto que coloca las cosas en su sitio. Gracias por seguir ayudándome a descubrir quien soy.

1517823_443362535764982_987559905_n

 

 

 

Domingo, el día del Sol

No se si alguien me dijo que lo hiciera así o sin más nosotras lo acoplamos así a nuestra vida pero para nosotras, desde hace ya cinco años la semana empieza el domingo. Me diréis que es muy inglés, pero astrológicamente hablando el domingo es el día del Sol y el Sol es el centro de nuestro sistema vital tal y como lo conocemos. Así que dejemos que Helios derrame sus bendiciones sobre nosotros para comenzar con energía otra nueva semana.

El año aún huele a nuevo, estamos de estreno y los años impares me gustan. Los pares han resultado salirme kármicos y de limpieza, los impares me sirven para descansar y reponer fuerzas. Tenemos una boda la semana que viene en el norte y aún ni siquiera me he puesto a comprar ropa para ir. He tenido hasta ahora funerales y un bautizo, pero no bodas. La primera boda a la que iremos será bajo la tradición helena. Nada de Iglesias y cantos de curas, mi amiga Enodia y su novio Giorgo se casan bajo la tradición pagana de Grecia. Iremos al Norte y será la primera vez para Alex y para Galena en Tesalónica. Yo fuí hace años como turista pero a decir verdad fue un viaje un poco especial y no vi mucho. Como siempre, el viaje no se quedará solo en ir a Tesalónica. Pasaremos por Termópilas, a llevar ofrendas a los Espartanos,  y por el Olimpo, por Vergina y por Pellas al volver, que hemos reservado una noche más para conocer los alrededores. Veré la Torre Blanca y la Redonda. Y se que cuando entré en la tumba de Filipo, el rey de Macedonia, el padre de Alejandro Magno, la historia de Grecia se plantará delante de mi y me dirá ¡Hola! ¡Estoy aquí para recordarte quien eres!

Antes de irnos de boda viene una familia a pasar unos días con nosotros. Los conocimos a través del CIDEAD, están haciendo un viaje a través de Europa en tram, que son estas especie de bicicletas que vas sentado con las piernas hacia delante. Vienen con sus dos hijos. La mayor tiene casi la edad de Alex y el peque anda muy ilusionado de tener una amiguita española con la que jugar. Y cuando volvamos de la boda viene una de las pocas amigas de verdad que nos quedan en España, Asela. Que estará con nosotras casi un mes. Llevamos dos años sin verla, gracias a los Dioses tenemos internet para ignorar que vivimos a 3.000 km. Va a tocar enseñarle Atenas entera, Vravrona, Eleusis, Sunion ¡Que trabajo tan grande! ¡Que dificil! Jajajajaja por suerte gracias a dos tarjetas del museo que tenemos ni Galena ni yo pagamos nada y el peque es aún un niño.

Asi esta nuestro futuro más cercano. Sumale a esto que la impresora que compramos al principio de venir, se ha roto (Y Alex la necesita para mandar actividades y para sacar algunos libros del colegio que no hemos podido comprar) que tiene que entregar las actividades el proximo miercoles, que yo tengo los examenes en nada y que he cogido una otitis de campeonato! Otra cosa no pero en esta familia, no nos aburrimos, no. Al menos el frio intenso se ha ido y hemos cogido un extra este mes de dinero que nos cubre los gastos de la boda y la impresora 🙂

Que tengáis una feliz e intensa semana!

Feliz año nuevo, por cierto!

Que parece que me ha tragado la nieve y no… aquí sigo, para desgracia de muchos ^_^

Los días pasan rápido y este 2017 ha entrado con muy buen pie. Muy tranquilo, con dinero, con amigos, con familia. Sin sobresaltos. Así como el año pasado estos días fueron un auténtico infierno, este año es exactamente lo opuesto, he estado rodeada de gente a la que quiero mucho y perdiéndome en las maravillas que son capaces de cocinar en navidad aquí las mamás.

Volvemos al lío hoy. Oficialmente Alex y yo empezamos el nuevo trimestre. Alex ha estado muy bien estos días, dejándose mimar, de casa en casa, abriendo las manos a los regalos que nuestros amigos, y nuestra familia, le han hecho. Todos nuestros amigos tienen gatos, perros, pájaros, peces y para el ha sido como una fiesta estas dos últimas semanas.

El primer día del año lo pasé en Pentéli, el monte sagrado de Atenas. Que gran sorpresa fué asomarse por el balcón de mi amiga Aigli y ver como toda Atenas estaba iluminada de fuegos artificiales. Creo que nunca había visto tantos juntos a la vez. La verdad es que fué un acierto juntarnos allí. Luego hemos tenido muchas cenas, muchos cafés de año nuevo y muchas visitas en casa. Mucho improvisar, combinar y hacer malabares con los horarios, como siempre, pero que bien sienta estar tan ocupada cuando es para bien. Luego hemos descubierto que Kallithea es un poquito más cristiana que Gkizh y que Pagrati. El ambiente “pueblo” que tiene nuestro barrio tiene sus desventajas. La Pascua será curiosa, pero es el precio a pagar si quieres vivir en la Grecia del siglo XXI.

En fin, que la vida parece que nos saluda con su cara más amable. Espero que pronto todos aprendamos a saludarla a ella con esa cara también 🙂

Feliz año nuevo para todos!

Y Grecia se convirtió en Narnia….

Llegó la nieve a Atenas de nuevo. Y no sabéis lo que bonita que está de blanco. Lo que me gusta, aunque la factura de la electricidad por la calefacción no me va a gustar tanto pero… teniendo un niño pequeño en casa no se puede pasar frío. Como tampoco se pueden dejar de hacer ciertas cosas. Mi peque se aburre esta semana un montón porque no podemos salir mucho, de verdad estamos en sensación términa -5 grados más o menos y yo lo aguanto bien pero Alex es un friolero como Raquel, así que no es nuestra semana más sociable. Existen los parques de bolas pero el peque ya va dejando de ser peque y en los que puede entrar hay que pagarlos y no son precisamente baratos, así que, nos toca quedarnos aquí e improvisar con toda nuestra paciencia miles de cosas que hacer para no aburrirnos. O más bien para que no se aburra, yo con la montaña de libros que tengo para estudiar, no debería tener tiempo para aburrirme al menos en 10 años.

Así que hemos plantado semillitas, para ver crecer plantitas y luego transplantarlas al jardín, como dice Alex cuando llegue la primavera que con el frio que hace, las pobres plantas bebes no van a durar nada vivas. Hemos clasificado nuestros minerales y estamos viendo juntos Cosmos. Aquella serie que me volvió loca cuando era un poquito más grande que el ahora le vuelve loco a el. Le he prometido que saldremos a mirar las estrellas cuando tenga su telescopio, se lo ha pedido a Dionisos y aún no ha llegado por un problemilla de los duendes que se resolverá en breve. También estamos aprendiendo a bailar tsirtaki y dando muchas lecciones de griego con su profe, cuando puede venir, porque las carreteras tampoco estan muy bien para coger el coche.

Y así estamos, nos turnamos, cuando trabajo yo Galena se queda en casa e improvisa y cuando trabaja Galena soy yo la que improvisa. Malabares hacemos a veces para quedarnos un rato a solas o tomarnos un café de pareja, que con cenas románticas ni soñamos, ya lo haremos cuando nos jubilemos!!  Al fin y al cabo Alex es lo mejor que tenemos en esta casa. Y Narnia, digo Grecia, nevada es muy bonita, pero con la salud que tenemos este invierno es mejor no arriesgarse a ponerse enfermo que sin seguridad social puede ser un desastre 🙂 Además puede existir mil mundos distintos detrás de una puerta. No tenéis ni idea de cuantos existen en nuestra feliz y bonita casa. Feliz Invierno para todos.

 

 

El post más bonito del mundo

 

Yo quisiera escribirte preciosa, unas lineas de esas que hacen que llores. De esas que te anudan la garganta y te hacen sentir especial. Y ese era mi propósito, pero la práctica hace maestros y yo hace mucho que no escribo nada bonito, he perdido el don o eso creo.

He borrado unas 10 veces el post. He intentado hablarte de mis sueños contigo, de lo mucho que me gusta estar en la cama por la mañana cuando tu duermes, de nuestra familia, de tu boca, de mi amor, de tu sonrisa. Intenté contarte que Alex y yo vivimos con una princesa que es la más valiente del lugar, pero no encontré las palabras listas para terminarte la historia. Tampoco funcionó mucho aquello de hablarte, de escribirte que tengo la suerte de haber encontrado a la mujer de mi vida, hay cosas que no se escriben, que se saben y se viven en cada uno de los días. Luego intenté hacerte una poesia, pero hay caídas de ojos que no responden a la métrica y tu risa, tu risa no cabe ni tan siquiera en el verso libre. Y sufriendo la impotencia de no ponerle palabras al maravilloso milagro de que existas en mi vida y buscando las ideas que me ayudaran a decirte aquello que me hace ser mejor cada mañana.

Aparecieron tus ojos. Aparecieron tus manos. Aparecieron tus cafés mañaneros. Tus mensajes a media tarde. Tus piedras. Tus brazos siempre listos. Los mios para cuando los necesites. Apareció el pasado y Londres y el futuro y Grecia. Apareciste al lado de nuestro pequeño de la mano mientras damos una vuelta. Nuestras canciones. El 5 de Marzo y Alice. Los calamares de Madrid. Tatuarnos juntas. Baños en la playa un 22 de Diciembre. Bailes en la cocina. Noches eternas viendo series en el ordenador. Apareció nuestro sofá azul y sus historias. Nuestra boda. Nuestro primer paseo de casadas. Apareció la luz de la casa de Dani sin muebles y llena de ti. Apareció Delfos y tu y yo sentadas en el centro del mundo, mirando el Parnassos. Apareció Esparta y tu silueta dentro del Taygetos. Me colé en las Kaiadas y te vi mirando dentro. Apareciste tu en la puerta de tu trabajo dándo saltos de emoción porque  hemos ido a buscarte. Aparecieron con  Hekate y con su altar dos niñas muertas de miedo que intentaban domar mariposas y como no pudieron las guardaron en su estómago para siempre.  Un beso robado y miles que le siguieron. Tus letras. Las Mías. Virginia. Homero. Quintaesencia. El Támesis. Covent Garden y Candem. El Fin del Mundo y el principio del nuestro. Tu cara en nuestro último aniversario. Pagrati. Paraschou. Kallithea. El Likavitos y Eleusis. Aegina y nuestras primeras vacaciones playeras juntas :-). Apareció el principio y me emocioné cuando no encontré el final. Que se perdió con las palabras perfectas que reflejaran como me siento en cada paso que doy a tu lado. A tu vera. Porque no hay lengua que describa, ni mano diestra que la hable de forma tan sublime para escribir y describir de forma justa lo que siento por ti. Lo que eres en mi vida. La magia que tejemos juntas.

Que tengas un día estupendo, amor mío.

Te amo. Te amo. Te amo.

Feliz Solsticio

Gentes mágicas, politeistas, wiccanos, druidas, helenos, asatrús… si hay algo que nos une a todos es esta noche. Cuando todos miramos al astro que cada día nos da calor y luz, cuando honramos su vuelta tras la noche más oscura del año…

El mundo está destrozado. No se cuanto tiempo hace que no paso un día sin leer de masacres, guerras, gente en la cárcel por blanquear dinero. La humanidad parece que lejos  de abrir los ojos los va cerrando. Nos hemos apartado del ciclo natural de la vida, nos hemos olvidado de que estamos aqui y formamos parte de un delicado sistema en los que no somos los dueños y señores del cosmos. Aunque lo pretendamos. El Monoteísmo ha enseñado a la humanidad a usar nuestro planeta como su despensa de alimentos, sin respetar nada más que la avaricia que nos caracteriza. Hemos separado lo sagrado de nuestros días, de nuestras montañas y de nuestros actos y con ellos hemos perdido la conexión con lo que nos rodea, cambiando vivir en un mundo sagrado, por vivir en un mundo del que ya no somos parte.

Y luego estáis vosotros. Estáis vosotros que lucháis cada día por seguir levantando tradiciones que llevan encerradas centenares de años. Que sois profesores y tratáis de sembrar una semilla de luz en la cabeza de vuestros niños, que sois mamás y papás y estáis educando personas libres, que sois cabezas de tradición, cabezas de coven, cabezas de comunidades paganas a lo largo del mundo. Estáis vosotros, los solitarios, que cada vez que encendéis una vela podéis pensar que estáis solos, pero no lo estáis. Os pienso, cada vez que hay luna llena o nueva, cada vez que hay un solsticio o un equinoccio, pero en la noche de hoy os siento más presentes. En todas las partes del mundo, de todas las tradiciones pre-cristianas, de todas las tradiciones neo-paganas que luchan por sacar al mundo del letargo en el que vive. Y sois el caballo ganador de mi batalla diaria. Sois, somos los hijos de la Tierra y del Cielo Estrellado. Los que apostamos por caminar el presente mirando el pasado y reconociendo los pasos de los que nos precedieron. Nosotros un día despertaremos en un mundo más cuerdo y menos alejado de la sin razón en la que vivimos, porque de la oscuridad más profunda, nace la luz. Como hoy, donde Apolo se marcha y regresa en la mañana Dionisos, el nacido dos veces, a acompañarnos en la época más dura del año, hasta que Perséfone regrese a los brazos de su madre, otra vez.

Feliz Solsticio, Feliz renacer de la luz 🙂

solsticio

 

 

Cerrando 2016, preparando 2017

Nos acercamos al Solsticio. Ya empezamos a hacer los adornos del árbol que adornaremos en el ritual de Labrys, estamos cerrando también el ritual para la OAS y arreglando la carta de Dionisos con Alex. Y como siempre, cuando nos acercamos al Solsticio es un buen momento para cerrar un periodo y abrir otro.

Por razones que no quiero hacer públicas en Facebook por respeto a terceras partes implicadas, el año empezó teniendo que vaciar la casa donde he vivido en Madrid por cinco años. La casa donde Alex, Galena y yo teníamos todas nuestras cosas. No fué una decisión nuestra y no fué fácil hacerlo sin mucho dinero y sin estar allí, pero una vez más la gente que tengo cerca me sacó del bache. Luisa, Dani y Andy, gracias mil, nunca podré pagaros el favor pero aquí tenéis vuestra casa para lo que queráis.

El resto del año ha sido positivo. Balance estupendo. Galena mejorando día a día en el trabajo, yo con el proyecto de abrir una tienda online en unos meses asociada a dos de mis mejores amigos 🙂 nos hemos cambiado de casa dejando la pesadilla de vivir casi ilegalmente atrás y hemos encontrado una en un mejor barrio, tranquilo y cerca de donde trabaja mi mujer, he vuelto a la Universidad, mi griego ha avanzado a un nivel tan rápido que ya puedo entender discurso filosófico y participar en algunas conversaciones. Mi familia avanza día a día. Llegamos a este país con seis maletas, hoy tenemos una casa llena de cosas que hemos ido comprando poco a poco ¡Menudo shock cuando vi llegar el camión de la empresa de mudanzas lleno! ¿Cómo podía ser todo eso nuestro? Con toda la catarsis de este año, decidimos vender o regalar todo lo que nos había “comprado” el padre de mi hijo. Así que todo lo que tenemos en esta casa ha llegado a nosotras por nosotras mismas.Mi hijo está creciendo fuerte y sano. Es muy listo y tiene unas notas increíbles incluso cuando este año hemos empezado con retraso, con mucho retraso por causas ajenas a nuestra voluntad. Darle clases cada día es un honor y aunque recorta mi día de forma bestial, estoy orgullosa de estar criando a alguien independiente y con pensamientos propios. Alguien a quien no le estan diciendo en que pensar si no que piensa por si mismo. Gracias a las cinco horas que saco al día para darle clase, comparto con el mucho más de lo que siempre habría soñado y eso es un regalo que le debo a la vida y a mi mujer Galena, que hace malabares para que combinemos horarios y podamos seguir disfrutando de la enseñanza en casa. Y del futbol, y del parque de bolas, y de las clases de griego. Que decir de mi mujer, que es la piedra angular de mi familia y que sin ella sin más perdemos nuestra razón de ser.

En fin, quitando los problemas de primeros de año, que no fue más que una limpieza exclusiva y a fondo de mi vida. Tras recoger lo que quedó tras el incendio que arrasó con todo lo que quedaba de mi en Madrid el resto del año ha sido positivo ¡Si hasta he ganado un premio de Literatura! No soy perfecta, pero puedo decir que soy mejor persona de lo que fuí en 2015. Y de eso se trata, de avanzar, de mejorarse, de reconstruirse a si misma una y otra vez, de actuar con buenas intenciones. La venganza, el odio, el rencor, la furia, todo eso… no es para mi. Que se lo queden otros que saben barajar mejor esas cartas, yo este año he aprendido a cerrar la puerta de lo que merece la pena, cerrarla tan fuerte que nadie pueda ni siquiera atreverse a mirar la cerradura. Y con ese pensamiento cierro la puerta de 2016, has sido un año lleno de lecciones que espero no tener que repetir. 2017, te espero, con ganas de convertirte en un camino hacia el éxito. Con ganas de que seas un año para recordar siempre.

 

Abrazos para todos, felices fiestas.

Esparta y las Kaiadas

He debido de ir en total unas seis o siete veces desde que vivo aquí. Suerte la mía, que he ido a parar siendo la mejor amiga, de una loca Espartana, parece que Hekate no es la única diosa tejedora y que Artemis sabe manejar sus hilos también. Y desde la primera vez que fuí (hace 5 años) hasta la última (la pasada primavera) la ciudad no ha dejado de sorprenderme.

Si quieres ir a Esparta en transporte público, tienes que ir a la estación Larissa, a los autobuses, el trayecto son 36 euros y te hacen un descuento si compras la ida y vuelta. Son como tres horas y media desde Atenas si no hay problemas en la carretera. Es un viaje agradable, entre montañas y pasarás por el Istmo de Corinto y por un sinfín de pueblecitos blancos clavados en las montañas griegas.

Esparta es muy diferente a Atenas y el Peloponeso es muy diferente al Atica. Es un grave error ir a Atenas y no salir de la ciudad si tienes tiempo para hacerlo. Grecia es muy grande y diferente cuando sales de Atenas que es una ciudad estupenda, pero con todas las ventajas e incovenientes de ser la capital de un país.

Si Atenas es turismo y comercio, Esparta aún conserva la intimidad de ser un sitio sin mucha fiesta para turistas. Tabernas pequeñas pero con comida exquisita, nada de souvenires y precios normales. Un museo pequeño, donde la persona al cargo tiene menos idea que la wikipedia acerca de lo que tiene allí dentro. Si eres un friki de la historia de la ciudad de Leónidas, te recomiendo que te ahorres preguntar. Toma fotos, e investiga por tu cuenta, los funcionarios de los museos estan allí para venderte el ticket y vigilar que no te robes las piedras, poco más. Dentro del museo, podrás ver el busto de Leonidas, un montón de arte de diferentes épocas, algunos de los trofeos que se le daban a los futuros hoplitas al terminar la “Agoje” son unas placas que estan por todos sitios. Y dos vitrinas de joyeria y alguna lanza. No hay material militar, sorprendentemente para mi, que esperaba que estuviera lleno. La entrada son cuatro euros.

La ciudad es pequeña y manejable. Se camina facilmente. Las ruinas de la Antigua Esparta no están muy lejos y se llega andando. La primera vez que fuí, no era mas que un vertedero. Desde el Templo de Hekate en España, hicimos un poco de campaña para que les prestaran un poco de caso. Escribimos a varias universidades, mandamos cartas mostrando interés y por supuesto les pedimos a los Dioses que tenían templos allí y cuidaban de la ciudad que devolvieran la dignidad a un sitio tan importante para el pasado de la humanidad. Pues ¡estamos de enhorabuena! están limpias y cerradas, identificadas y acondicionadas para ser visitadas. Ahora habrá que pagar entrada pero ¡lo prefiero asi a tener que ver como los niñatos dejan allí su basura tras el botellón!

La ciudad antigua, la polis de Leónidas y de Gorgos, está llena de olivos que saludan a los que vuelven y a los que se van, de piedras que han librado contra el tiempo mas de mil batallas. La ciudad antigua tiene las mejores vistas de Grecia con el Taygetos de fondo, con su pirámide y sus nieves eternas. Con el Eurotas en sus faldas y sus rios. La Hélade entera es un despliege de manifestación divina plasmada en el plano material pero Esparta tiene para mi el olor a casa. Bien saben los Dioses que podría vivir tranquila en cualquier lugar de este país, sin pedir mucho a cambio, pero Esparta tiene otro color, algo diferente. Cuando salgas y cuando entres, no te olvides de ir a visitar la estatua del Rey. Vigila la entrada de su casa y es una de las mejores cosas de la polis!

El templo más importante de la ciudad, el de Artemis Orthia está un poco separado. Te aconsejo que cojas un taxi y que te lleve y que le pidas que se espere a que termines tu visita, no te preocupes, no vas a tardar mucho, lleva más de 5 años cerrado a los visitantes. Te aconsejo que vayas en taxi y con compañia local porque desgraciadamente el sitio está tomado por gitanos chabolistas. Los niños pequeños se acercaran a ti a ver si eres turista y vienes solo. Nosotras lo intentamos una vez y terminaron tirándonos piedras al coche. Menos mal que aquel día Alex se quedó con mi padre en Atenas. Como he dicho, el sitio está vallado, cerrado y rodeado de gente que va a intentar robarte, pero el riesgo merece la pena. No en vano es uno de los centros más importantes del pasado. Donde cada uno de los hoplitas que más tarde luchaban en las filas del ejercito mostraban su espíritu ante la Orthia.

En el centro del pueblo tienes la tumba de Leónidas. Que dicen que es la tumba de Leónidas pero ningún local te va lo va a confirmar. Es un Mausoleo antiguo, cubierto de musgo y piedras y también vallado, está en una plaza con un café muy bueno, que te servirá para descansar, reorganizar tu visita, tiene wifi por si quieres bajar un plano o algo y tomar un café o unos dulces.

Cerca de la ciudad hay dos sitios importantes que quizás quieras ver. El primero son las Kaiadas. El sitio por donde los Espartanos tiraban a los culpables de traición y a los enemigos. Nada de bebes señores, eso fué publicidad falsa ateniense. Estudios arqueológicos han comprobado que en las Kaiadas no había ni un solo hueso de infante. Las Kaiadas son movedizas y sus piedras movedizas han hecho que la parte de arriba esté cerrada. Ya no se puede subir, pero puedes llegar a la parte de abajo y donde volverás a contemplar un panorama de esos que quitan el hipo.

Aquí te dejo unas fotos. Si tienes cualquier duda o alguna pregunta, escríbeme un comentario, te responderé en la medida de lo posible.

Espero que algún día tengas la suerte de ir y verlo con tus ojos 🙂

Hasta la próxima!